Las estancias  de Rafael, también conocidas como estancias del Vaticano, son cuatro habitaciones que forman parte de los Museos Vaticanos en Roma. Toman su nombre del gran pintor de Urbino que los pintó con sus alumnos.

Fue el Papa Julio II quien encargó las obras de las cuatro salas a Rafael a principios del siglo XVI después de verse decepcionado por las obras de varios otros artistas como Perugino.

Rafael comenzó el trabajo en 1508 y continuó hasta su muerte en 1520. El trabajo fue completado en 1524 por sus alumnos y por Giulio Romano, un gran colaborador de Rafael.

Las cuatro estancias son: estancia del Sello, estancia de Heliodoro, estancia del incendio del Borgo, estancia de Constantino.

Estancia del Sello

En esta estancia se reunió la Corte más importante de la Santa Sede, Segnatura Gratiae et Iustitiae, de la que tomó su nombre la sala.

En esta estancia donde vivió Julio II se pueden admirar los frescos más famosos de Rafael.

En la bóveda de la estancia del Sello se representan las cuatro ramas del conocimiento: Teología, Filosofía, Justicia y Poesía. Las tres categorías principales del espíritu humano están representadas en las paredes: el Verdadero, el Bueno y el Hermoso.

Estancia del Sello con frescos de Rafael en los Museos Vaticanos

Estancia de Heliodoro

La Sala de Heliodoro fue utilizada por Julio II para audiencias privadas.

Los frescos de esta sala reflejan el difícil momento del período en el que el ejército papal acababa de perder Bolonia ante los franceses y se sentía amenazado por potencias extranjeras.

Rafael pintó cuatro episodios bíblicos en las paredes: la expulsión de Heliodoro del templo, la misa de Bolsena, la liberación de San Pedro y el encuentro de León el Grande con Atila.

La Estancia de Heliodoro con frescos de Rafael en los Museos Vaticanos

Estancia del Incendio del Borgo

Esta sala debe su nombre al incendio que se desató en el año 847 en el barrio frente a la basílica de San Pedro y fue el comedor papal.

Cuando Rafael llega para pintarlo al fresco, Julio II ya está muerto y el nuevo Papa León X decidió que pintara escenas relacionadas con los varios papas que habían tenido el mismo nombre: León III y León IV.

Gran parte de los frescos de esta sala fueron desarrollados por los alumnos de Rafael porque el Maestro fue contratado por otras comisiones papales, como los tapices Sixtina.

Estancia del Incendio del Borgo con frescos de Rafael en los Museos Vaticanos

Estancia de Constantino

La estancia de Constantino fue pintada al fresco por los alumnos de Raphael que, antes de su muerte, solo logré dibujar caricaturas.

Los frescos están dedicados a la vida de Constantino y representan, de manera simbólica, la victoria de la Iglesia sobre el paganismo.

Constantino fue el primer emperador romano en reconocer oficialmente la religión cristiana al conceder libertad de culto. En las paredes de la habitación se cuentan 4 episodios de la vida de Constantino.

La Estancia de Constantino con frescos de Rafael en los Museos Vaticanos

Reserva tu entrada